LONA

 

El mantenimiento de nuestro toldo es muy necesario para su conservación ya que a pesar de estar a la intemperie es parte de nuestro local, hogar, etc…

LA LONA.
  • Eliminar la suciedad mediante cepillado o aspirado suave de la lona.

Si vamos a lavar la lona, independientemente del tipo de tela que sea, siempre utilizaremos jabones y cepillos suaves que no perjudiquen el tejido, igual que los materiales que usemos para frotar no deben arañar o dejar raspaduras en nuestro toldo.

  • Limpiar regularmente el toldo con un chorro de agua a media presión.
  • Utilizar una solución de agua (a una temperatura máxima de 30º) y jabón neutro.
  • No aplicar fuentes de calor, ni agua caliente, o limpiadores a alta presión.
  • No utilizar disolventes ni detergentes abrasivos.
  • Aplicar el detergente sobre la lona y posteriormente aclarar con abundante agua.

Es posible que debamos repetir el proceso varias veces. Si la suciedad está incrustada y necesitamos un cepillo, siempre blando. Según el tipo de toldo será más o menos sencillo desaparecer la suciedad y tardará más o menos en secarse.

 

  • Dejar secar totalmente la lona al aire libre.

Para lavar nuestro toldo, ya se de un tipo de textil u otro, al ser resistentes a las condiciones meteorológicas y también al agua, con un trapo de agua tibia y jabón neutro será suficiente para su mantenimiento y puede secarse al aire.

Mantenimiento de nuestro toldo

SU ESTRUCTURA.

Aparte de nuestra lona, nuestro toldo tiene una estructura a la que se sujeta y los brazos que se extienden, al estar situado en el exterior es fácil su deterioro o la rapidez de ensuciarse por eso mismo es necesario un mantenimiento correcto y continuo, manteniéndolo limpio y seco para facilitar su conservación y que su tiempo con nosotros sea mayor, ya que si instalamos un toldo queremos que nos dure el mayor tiempo posible.

 

En caso de que el clima nos lo imponga, fuertes lluvias, nieve… deberemos recoger nuestro toldo para que no se dañe.

Como podemos comprobar el mantenimiento y limpieza de estos es sencillo y solo necesitaremos estar pendientes de ellos por si hubiera necesidad de recogerlos para evitar roturas y utilizar productos suaves para que quede como el primer día que lo colocamos.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar